viernes, 8 de mayo de 2015

LA ÉTICA Y EL PENSAMIENTO COMPLEJO




No es posible asumir posiciones éticas en nuestra vida cotidiana si no consideramos todas las posibles consecuencias de nuestras acciones en el entorno. Y esto en pensamiento complejo equivale a pensar con la ecología de la acción. La ecología de la acción consiste en que cuando comienza una acción determinada, ésta entra en diversas interacciones en uno mismo, en el medio ambiente, en los otros y en la sociedad en general, que pueden llevar a que se produzcan resultados contrarios o muy diferentes a la intención o intenciones iniciales con las cuales se puso en juego la acción inicial.

Entonces, pensar complejamente es pensar en todas las posibles consecuencias de nuestras acciones en los diversos entornos, teniendo en cuenta los dos polos: el de la intención y el de los resultados.

Para actuar de forma ética es esencial prevenir las consecuencias negativas de nuestras acciones. Cuando pensamos complejamente, tenemos un pensamiento multidimensional, global y sistémico, y de esta manera entendemos que todo está interrelacionado, donde el bienestar nuestro es el bienestar de los demás, de la especie y del ambiente, y que a la vez, el bienestar de los demás es el bienestar del ambiente, de la especie y de nosotros mismos, ya que hay un bucle individuo-sociedad-especie-ambiente.

Actuamos éticamente cuando reconocemos con prontitud y en toda su significación los errores que como seres humanos cometemos cada día. Pensar complejamente es trascender nuestros esquemas mentales con flexibilidad y reflexión sobre nuestros actos, dialogando de forma continúa con nuestras ideas y percepciones, para tener en cuenta los contextos y a los demás, y así podernos percatar de errores en nuestra forma de vivir.
Cuando se tiene un pensamiento simple, se tiende a pensar que somos perfectos y que no nos equivocamos, o se nos dificulta dialogar con nosotros mismos y reflexionar sobre nuestras acciones teniendo en cuenta el ambiente y a los demás.

En la ética, en caso de cometer algún error, es preciso repararlo en el menor tiempo posible y de la manera más integra, evitando otros efectos negativos en el entorno. Tener compromiso ético es reparar nuestros errores y sus consecuencias negativas hasta donde sea posible, de lo contrario no se puede hablar de acción ética. Y aquí de nuevo entra el pensamiento complejo.

Pensar complejamente es reparar los errores de nuestras acciones en un plano ecológico, que significa tener en cuenta que si no las reparamos, o si nos demoramos en repararlas, o si la reparación no es integral, se tendrán efectos negativos, y, en algunos casos catastróficos, que afectan el bienestar personal, social, ambiental y de la especie, por el bucle existente entre todas estas dimensiones que conforman una sola totalidad. Esto trasciende el planteamiento tradicional de la responsabilidad por los actos como esencia de la ética. Se puede ser responsable de los actos y, sin embargo, no ser éticos en la forma de vivir, por repetir los mismos errores o por no repararlos, o por repararlos de forma no integral.

En la gestión del conocimiento, en cualquier campo y quehacer laboral - profesional, se nos plantea entonces el compromiso de actuar con ética, pero con un ética integral, multidimensional, al servicio del bienestar personal, pero también al servicio del bienestar colectivo y del medio ambiente, con proyección futura. Y esa es la ética que se tiene cuando se piensa y actúa de forma compleja. El  mundo se moverá en una dirección ética, sólo si queremos ir en esa dirección, y si queremos hacerlo necesitamos desarrollar el pensamiento complejo, para tener conciencia ecológica de nuestro ser en la sociedad, en el mundo y en el cosmos. De lo contrario, seguiremos en el error de gestionar el conocimiento al servicio de intereses egoístas que son los que nos tienen en una altísima contaminación, pérdida del sentido humano de realización, crisis del tejido social y familiar con los consecuentes actos de violencia, y el imperio de la política en general sin regulación ética y sin la visión del hombre íntegro e integral.

@gantillano





8 comentarios:

  1. Es el verdadero e integro concepto de Etica en la actualidad, debe ser la forma de actuar de todas las personas, principalmente de las autoridades, de los politicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo Roberto por compartir tu opinión con los visitantes del Blog

      Eliminar
  2. tienes toda la razon...felicidades por la nota ...que compartes..

    ResponderEliminar
  3. Gracias Antonio por tu visita y comentario.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartir esta reflexión. Como docente, son ideas que me rondan la cabeza y me gusta poder ponerles nombre, desterrar la idea mágica del karma del imaginario de nuestros alumnos y empezar a hablar de la ecología de la acción, de la relación que existe entre individuos, sociedad y el entorno. Me gusta porque hablar de este modo nos da el poder de actuar con ética de forma plenamente consciente pero sobre todo porque me lleva a pensar que el pensamiento complejo debe ser retomado desde las familias y la escuela para poder inculcarlo en los ciudadanos de forma explícita y sin tapujos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Rocío por tu participación y acertado comentario.

      Eliminar
  5. Vaya profundidad. ¿Quiere decir que lo ético es una realidad que construímos/podemos construir a cada momento? Bueno, esto es más o menos lo que planteó Nietzche, la construcción de la realidad (en el presente y para todo momento de la posteridad) mediante la exaltación del hombre y sus facultades creadoras y libres de prejucios que de fondo no son tan éticos como llegamos a creer o mejor, como desde chicos nos han forzado a creer.

    Solo por citar a Nietzche. A iguales conclusiones se podrá acceder con el estudio de JK y más allá de todas las religiones con sus principios éticos que hábilmente resultan desviados para su proselitismo/beneficio propio...(Más de lo mismo porque es una constante, "la roca" sobre la que está edificada la tal civilización occidental ahora expandida como "neoliberalismo", sobre las bases de la esclavitud, la conquista/colonización y ahora de las economías de mercado...

    La relación es matemática: si a través del tiempo hemos estado haciendo la misma operación matemática con las mismas cifras, es apenas lógico deducir que hace milenios quizás que estamos obteniendo el mismo resultado/deterioro fijo, inexorable. Por tanto si queremos resutados diferentes tenemos que agregar o suprimir algo a dicha operación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Extraordinaria reflexión Victorino. Muchas gracias por tu interesante aporte al tema.

      Eliminar