miércoles, 27 de noviembre de 2019

PACIENCIA



NADA MÁS QUE DECIR



OCHO POEMAS PARA GENTE DESESPERADA




Siempre que releo a Drummond, se despierta en mí una exaltación indefendible. ¿Cómo es que alguien puede expresar con tan contundente claridad la desesperación total? ¿Es justo que disfrutemos del hecho artístico cuando trasunta semejante dolor? La respuesta es evidente: es una protesta tímida. Y todos tenemos un perro que nos lame las heridas en algún lugar del corazón.





Carlos Drummond de Andrade 
Ocho poemas


En medio del camino había una piedra...

En el medio del camino había una piedra
había una piedra en el medio del camino
había una piedra
en el medio del camino había una piedra
Nunca olvidaré ese suceso
en la vida de mi cansada retina
Nunca olvidaré que en el medio del camino
había una piedra
había una piedra en el medio del camino
en el medio del camino había una piedra

Vamos, no llores..

Vamos, no llores...
La infancia está perdida.
La juventud está perdida.
Pero la vida no se perdió.

El primer amor pasó.
El segundo amor pasó.
El tercer amor pasó.
Pero el corazón continúa.

Perdiste el mejor amigo.
No tentaste ningún viaje.
No tienes casa, navío, tierras.
Pero tienes un perro.

Algunas palabras duras,
en voz baja, te golpearon.
Nunca, nunca, cicatrizan.
Pero, ¿y el humor?

La injusticia no se soluciona.
A la sombra de un mundo errado
murmuraste una protesta tímida.
Pero otras vendrán.

Todo sumado, deberías
precipitarte, definitivamente, en las aguas.
Estás desnudo en la arena, en el viento...
Duerme, hijo mío.-

Cuadrilla

Joâo amaba a Teresa que amaba a Raimundo
que amaba a María que amaba a Joaquim que amaba a Lili
que no amaba a nadie.
Joâo fue a los Estados Unidos, Teresa al convento,
Raimundo murió en un accidente, María quedó tía,
Joaquim se suicidó y Lili se casó con J. Pinto Fernandes
Que no tenía vela en este entierro

Verbo ser

¿Qué va a ser cuando crezca? Viven preguntando alrededor. ¿Qué es ser? ¿Es tener un cuerpo, un modo, un nombre? Tengo los tres. ¿Yo soy? ¿Tengo que cambiar cuando crezca? ¿Usar otro nombre, cuerpo y modo? ¿O la gente sólo comienza a ser cuando crece? ¿Es terrible, ser? ¿Llaga? ¿Es bueno? ¿Es triste? Ser: pronunciado tan aprisa, ¿abarca tantas cosas? Repito: ser, ser, ser. Er. R. ¿Qué voy a ser cuando crezca? ¿Estoy obligado a? ¿Puedo escoger? No logro entender. No voy a ser. No quiero ser. Voy a crecer así mismo. Sin ser. Olvidar. 

Los hombros soportan el mundo

Llega un tiempo en que no se dice más: Dios mío.
Tiempo de absoluta depuración.
Tiempo en que no se dice más: amor mío.
Porque el amor resultó inútil.
Y los ojos no lloran.
Y las manos tejen apenas el rudo trabajo
y el corazón está seco.

En vano las mujeres golpean a la puerta, no abrirás.
Quedaste solo, la luz se apagó,
mas en la sombra tus ojos resplandecen enormes.
Eres todo certeza, ya no sabes sufrir.
Y nada esperas de tus amigos.

Poco importa que venga la vejez, ¿qué es la vejez?
Tus hombros soportan el mundo
y él no pesa más que la mano de un niño.
Las guerras, las hambres, las discusiones dentro de los edificios
prueban apenas que la vida prosigue

y no todos se libertarán aún.
Algunos, hallando bárbaro el espectáculo,
preferirían (los delicados) morir.
Llegó un tiempo en que no se anticipa morir.
Llegó un tiempo en que la vida es una orden.
La vida apenas, sin mistificación.

José

¿Y ahora, José?
La fiesta se acabó,
la luz se apagó,
el pueblo perdió,
la noche enfrió,
¿y ahora, José?
¿y ahora, usted?
¿Usted que es sin nombre,
que se burla de los otros,
usted que hace versos,
que ama, protesta?
¿Y ahora, José?

Está sin mujer,
está sin discurso,
está sin cariño,
ya no puede beber,
ya no puede fumar,
ya no puede escupir,
la noche enfrió,
no veo el día,
no veo el tranvía,
no veo la risa,
no veo la utopía
y todo acabó
y todo huyó
y todo burló,
¿y ahora, José?

¿Y ahora, José?
su dulce palabra,
su instante de fiebre,
su gula y ayuno,
su biblioteca,
su labranza de oro,
su terno de vidrio,
su incoherencia,
su odio - ¿y ahora?

Con la llave en la mano
quiere abrir la puerta,
no existe puerta;
quiere morir en el mar,
pero el mar se secó;
quiere ir a Minas,
Minas no hay más.
José, ¿y ahora?

Si usted gritara,
si usted gimiera,
si usted tocara
el vals vienés,
si usted durmiera,
si usted se cansara,
si usted muriera...
Pero usted no muere,
¡usted es duro, José!

Solito en lo oscuro
sin teogonía,
cual bachaco,
sin pared alguna
para recostarse,
sin caballo negro
que huya al galope,
¡usted marcha, José!
José, ¿a dónde?

Un niño llora en la noche 

En la lenta y tibia noche, la muerta noche sin ruido,
un niño llora.

Llanto al otro lado de la pared, tras el vidrio.
Pasos ahogados, voces extenuadas,se pierden en la sombra.

Sin embargo se escucha hasta el rumor de la gota de medicina al caer en la cuchara.

Un niño llora en la noche, tras la pared, tras la calle,
un niño llora a lo lejos, tal vez en otra ciudad, en otro mundo tal vez.

Y veo la mano que sostiene la cuchara mientras la otra mano sostiene la cabeza. Y veo el hilo aceitoso que escurre por el mentón del niño, escurre por la calle, escurre por la ciudad (apenas un hilo). Y no hay nadie en el mundo a no ser ese niño llorando


Herencia

¿Qué memoria daré al país que me dio cuanto recuerdo y sé, todo lo que sentí? En la infinita noche breve el tiempo olvidó mi dudosa medalla y hoy se burla de mí.

¿Y merezco esperar más que los otros yo? Mundo, tú no me engañas. Yo no te engaño a ti. Monstruos contemporáneos que Orfeo no domó y vagan taciturnos entre el tal vez y el sí.

No quedará de mí ningún canto radioso ni una voz matinal que palpite en la bruma y arrancarle pueda a alguien su más secreto espino.

De todo cuanto fue mi paso caprichoso quedará solamente, todo el resto se esfuma, una piedra que estaba en medio del camino.

Carlos Drummond de Andrade




Carlos Drummond de Andrade, para muchos el gran poeta brasileño del siglo veinte, nació hace más de cien años en Itabira, Minas Geraes. Para compensar lo que él llamaba su "triste vida de burócrata", empleado del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional, escribió poesía y crónicas en O Correio da Manhã que sostuvo hasta cerca de los 80 años. Poesia completa e prosa apareció por vez primera en 1973. Su Antología poética ha tenido muchas reimpresiones. Entre sus libros originales figuran Sentimiento do mondo. A rosa do povo, Claro enigma, Lição de coisas, Discurso de primavera e algumas sombras.

lunes, 25 de noviembre de 2019

REGRESEN...



NO ME ACOSTUMBRO



POR LA PLATA BAILA EL MONO



LA PEOR PESTE



UN MINUTO DE SILENCIO



jueves, 21 de noviembre de 2019

CULTURA REVOLUCIONARIA



PROFÉTICO ORWELL




George Orwell es considerado uno de los grandes críticos sociales de la era moderna. Algunas de sus citas, con más de medio siglo de antigüedad, muestran una profunda comprensión del futuro, que solo una mente iluminada como la suya podía llegar a tener. Aquí les dejo 10 de las más célebres. 


1

“En nuestra época no existe la posibilidad de mantenerse fuera de la política. Todos los asuntos son asuntos políticos y la política, en sí misma, es una masa formada de mentiras, evasiones, locura, odio y esquizofrenia”


Muchas personas, actualmente tienen la voluntad de enterrar la cabeza en la arena cuando se trata de asuntos políticos, pero por mucho que se esfuercen, jamás conseguirán aislarse de la realidad.

Aunque alguien consiga evitar la política, en algún momento los efectos de las decisiones políticas que ha tratado de evitar, llamarán a su puerta y le afectarán plenamente.


2

“Toda la propaganda de guerra, todos los gritos, las mentiras y el odio, provienen, invariablemente, de gente que no está luchando”


Lo podemos ver cada día en las noticias, donde constantemente aparecen líderes políticos, expertos analistas o tertulianos opinadores, clamando por la necesidad de hacer fluir la sangre por las calles de alguna ciudad o región de nombre impronunciable.

Siempre en forma de bombardeos “selectivos y humanitarios”, en forma de lucha “legítima” contra tiranos o terroristas en nombre de la democracia, la paz, la seguridad o la ley internacional o en defensa de las patrias, las creencias o las ideologías más variopintas. Y a medida que caen las bombas y vuelan las balas, ellos siguen embutidos en sus cómodos trajes, hablando tranquilamente ante las cámaras, lejos del campo de batalla que ellos mismos han generado.

Ellos nunca luchan en sus guerras…


3

“La guerra contra un país extranjero sólo ocurre cuando las clases adineradas piensan que van a beneficiarse de ella”


Ésta es una idea difícil de aceptar para mucha gente. Pero solo hace falta ver quién se benefició de las recientes guerras libradas por los Estados Unidos para comprender que ésta es la auténtica realidad que se esconde detrás de la mayoría de conflictos actuales.


4

“El propio concepto de verdad objetiva está desapareciendo de nuestro mundo. Las mentiras pasarán a la historia”


Podemos verlo constantemente en libros de historia de todo el mundo.

Por ejemplo, hay un libro de historia iraquí que narra la “gloriosa victoria de Saddam Hussein sobre los Estados Unidos” en 1991.

Existen, a su vez, múltiples libros de historia, de naciones diferentes, que afirman que alguno de sus ciudadanos fue el primero en volar o en realizar un mismo invento.

La historia siempre es escrita por el vencedor o por el que tiene el poder…y a éste nunca se le pregunta si está diciendo la verdad.


5

“En una época de engaño, decir la verdad es un acto revolucionario”



Cada vez está más claro: las revoluciones del futuro no se librarán con balas y explosivos, sino con pequeños fragmentos de datos que viajen por las redes de todo el mundo destruyendo las falsas narraciones con las que los gobiernos engañan a sus ciudadanos.

Ahí estan los ejemplos (aunque discutidos) de Assange, Manning o Snowden…


6

“El periodismo consiste en decir cosas que alguien no quiere que digas: todo lo demás son relaciones públicas”


No nos equivoquemos al respecto; si un artículo no enoja a alguien, no es auténtico periodismo.

La mayor parte de lo que actualmente es considerado “una noticia”, es poco más que un anuncio oficial de un producto, un servicio, o una creencia.

Es decir, pura propaganda al servicio de algún interés.

El auténtico periodismo consiste en desvelar la verdad. Y la verdad siempre molesta a alguien…


7

“En la vida real es siempre el yunque el que rompe al martillo…”


En todos los conflictos, tal y como podemos ver actualmente por todo el mundo, el bando vencedor no es el que puede infligir un mayor daño, sino el que es capaz de soportar mayores daños.

El que resiste, es el que acaba imponiéndose en última instancia.

La historia está repleta de situaciones en las que poderosas fuerzas militares “ganaron las batallas pero perdieron la guerra”.

¿Recuerdas Vietnam?

8

“El nacionalista no sólo no desaprueba las atrocidades cometidas por su propio bando, sino que además tiene una notable capacidad para ni siquiera oír hablar de ellas”



Que se lo digan a los ciudadanos norteamericanos.

Lanzarán el grito al cielo si les hablan de las torres gemelas…pero ni tan solo han oído hablar de Haditha, Panjwai, el distrito de Maywand o de Mahmudiya.

En todos estos incidentes, los que cometieron las atrocidades y los actos de brutalidad llevaban una bandera norteamericana en su hombro.

Y así con todos los países…


9

“Las amenazas a la libertad de expresión, de escritura y de acción, aunque a menudo parecen triviales cuando las vemos aisladamente, son acumulativas en su efecto y siempre conducen a una falta de respeto generalizado hacia los derechos del ciudadano”



Todos los días aparece una nueva forma de censura o un nuevo método de forzar a la gente a que se autocensure y la gente no reacciona ante ello, ya que cada vez que aparece un nuevo método de represión, sólo se aplica a una pequeña minoría.

Cuando las personas se percatan de que su libertad de expresión y su capacidad para disentir ha sido completamente restringida, ya es demasiado tarde.

Y eso nos lleva a la cita más inquietante de Orwell…


10
“Si quieres ver una imagen del futuro, imagina una bota aplastando un rostro humano para siempre”



Una vez que las personas son adoctrinadas con creencias nacionalistas y una vez que se ha creado la infraestructura necesaria para protegerlos de algun tipo de “enemigo” constantemente cambiante en nombre y forma, ya no hay ninguna posibilidad de que las personas recuperen la libertad.

En el momento en que todas estas piezas están en su lugar, se pierde toda oportunidad de recuperar la libertad y no solo eso, sino que se evapora la voluntad de las personas de alcanzar dicha libertad.

Llegados a este punto, las personas verdaderamente aman al Gran Hermano.

¿No es lo que está sucediendo actualmente con gran parte de la población de todos los países?




miércoles, 20 de noviembre de 2019

REBELIÓN EN LA GRANJA – George Orwell




Rebelión en la granja (Animal Farm) es una novela satírica escrita por George Orwell durante la Segunda Guerra Mundial. Esta novela publicada en 1945, trata acerca de un grupo de animales en una granja que expulsan a los humanos y crean un sistema de gobierno propio que acaba convirtiéndose en una tiranía brutal.

Orwell, un socialista democrático y un miembro del Partido Laborista Independiente por muchos años, fue un crítico de Joseph Stalin. Rebelión en la granja es considerada una sátira sobre la corrupción del socialismo soviético en los tiempos de Stalin.

Rebelión en la Granja constituye un análisis sencillo a la vez que formidable de la corrupción que engendra el poder, en cualquier nivel. Así, la obra posee un doble nivel de profundidad, lo que hace posible que el mensaje del libro trascienda el caso particular del régimen soviético, siendo considerado como un referente universal de la corrupción generada por las ansias de poder ilimitado.

En estos tiempos convulsionados y erráticos que vivimos en esta tierra, me resulta interesante releer estas letras y comprobar que más allá del tiempo y sus circunstancias el ser humano no ha cambiado mucho en su esencia, continua siendo un animal de dos patas que a veces se camina en cuatro.




Rebelión en la Granja
Ficha resumen


Capítulo I 
En este capítulo, un cerdo mayor, a punto de morirse, hace llamar a todos los animales de la granja porque había tenido un sueño. Antes de comenzar con su sueño cuenta a los animales que son muy mal tratados, que no paran de trabajar para que les den una miseria para comer y que cuando son viejos, los llevan al matadero para hacer comida con ellos. Que, por ejemplo, la leche de las vacas, que debería de ser para alimentar a sus terneros, sirve para alimentar a los humanos, que de los huevos que ponen las gallinas, la mayoría son vendidos, sin dejar nacer a los polluelos. En definitiva, que el trato recibido por los animales era pésimo. Les dijo que tendrían que prepararse para una revolución en la que los animales se encargaran ellos mismos de llevar la granja. Posteriormente, contó su sueño, que consistía en la libertad de los animales y que recordó un canto que hacía tiempo que había sido olvidado y se lo cantó. Este canto se llamaba bestias de Inglaterra y consistía en lo dicho anteriormente, la libertad de las bestias, gustó tanto que todos no pararon de cantarlo.

Capítulo II
En este capítulo, los animales se rebelan ante la soberanía de su amo, lo tiran de la granja y se adueñan de ella. Después de esto, los animales comenzaron a recorrer todo lo que les pertenecía y a quemar y a destruir las prendas de vestir que eran muestra de la esclavitud de los animales hacia los seres humanos, como era el caso de las cintas que llevaban los caballos en los días festivos. Los cerdos, en los meses anteriores, habían aprendido a leer y a escribir (porque eran los más listos), y decidieron escribir unas normas de conducta o mandamientos que todos los animales deberían de respetar. Esas normas eran: “Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo”, “Todo lo que camina sobre cuatro patas es amigo”, “ningún animal usará ropa”, “ningún animal dormirá en una cama”, “ningún animal beberá alcohol”, “ningún animal matará a otro animal”, “Todos los animales son iguales”. Además cambiaron el nombre de la granja por “granja animal”. Posteriormente, se dispusieron a trabajar la cosecha.

Capítulo III
Los animales acabaron con la cosecha antes de lo que lo hubiera hecho su amo, pero tuvieron algunos problemas con los aparatos pues estaban hechos para los hombres, pero como los cerdos eran tan inteligentes, no tuvieron problemas en arreglar la situación. Todo el mundo trabajaba, menos los cerdos que eran los encargados de mandar a los demás hacer su trabajo, puesto que eran los encargados en pensar al ser los más listos. Los domingos, se reunían en el granero para decidir el trabajo de la semana. Los encargados de debatir las propuestas eran los cerdos, mientras que los demás animales se encargaban de botar, los cerdos que más destacaban eran Snowball y Napoleón. Los dos nunca estaban de acuerdo con las propuestas del otro. Ese día las perras tuvieron nueve cachorros entre ellas y Napoleón se los llevó para cuidar de ellos. Además la leche con la que ordeñaban a las vacas se la bebían los cerdos y ellos solos se comían las manzanas, ellos explicaban que eran los más inteligentes y que las necesitaban, que si no querrían que volviera otra vez el hombre. Por supuesto nadie quiso.

Capítulo IV
Al poco tiempo, todos los alrededores conocían las hazañas de la “granja animal”, y la canción de “bestias de Inglaterra” era cantada por todos los animales de Inglaterra. El dueño de la granja, mientras tanto, estaba en la taberna de un bar quejándose por el trato recibido al ser expulsado por una panda de animales, los demás granjeros, se apiadaban de él pero sin ayudarle demasiado, para usarlo en su propio beneficio y apoderarse de la granja. Pero, al cabo de unos días, el dueño de la granja, acompañado de sus ayudantes y de los dueños de las granjas de al lado fueron a la reconquista de la granja. Hubo una batalla muy dura entre los hombres y los animales, pero al final, los animales pudieron deshacerse de los hombres, pero murieron unos pocos animales. Tras esto decidieron otorgar unas medallas al valor. La de héroe animal de primer grado fue otorgada a Snowball, por luchar fielmente y ser herido en la batalla por una escopeta y a Boxer, el caballo por su valentía y lucha. Las medallas de segundo grado fueron otorgadas a las víctimas que fallecieron en la “Batalla del establo de las vacas”, que así se llamó a la batalla.

Capítulo V
En este capítulo, habla de las disputas que tenían Napoleón y Snowball en los debates de los domingos, que siempre estaban en desacuerdo, en especial, sobre la creación o no de un molino de viento, Snowball quería construir un molino para crear electricidad y poder obtener luz en todas las zonas y crear máquinas para tener menor trabajo y que la semana sea de tres días, Napoleón, como era de esperar no quería construir el molino, prefería seguir como hasta ahora para seguir obteniendo alimento. Snowball preparó todos los planos para la creación del molino y cuando los terminó, los llevó a debate. Tras los discursos de Snowball y Napoleón la mayoría estaba a favor del molino de viento, y al ver esto, Napoleón pegó un grito ensordecedor, y en un momento aparecieron los nueve perros que habían sido criados por él y se abalanzaron hacia Snowball, este consiguió escapar y huir de la granja. A partir de entonces Napoleón suprimió las reuniones de los domingos y en cambio ese día se les daría las tareas que debían de cumplir la semana siguiente. Además, finalmente decidió construir el molino, respondiendo que siempre había querido construirlo pero que los planos de Snowball eran malos y que se había puesto en contra para librarse de un sujeto tan peligroso como Snowball.

Capítulo VI
En este capítulo, habla de los problemas que tenían los animales para poder vivir, que trabajaban mucho más y comían menos. Hasta tenían que ir a trabajar los domingos por la tarde. Si no llega a ser por Boxer, el caballo, que era muy fuerte y muy trabajador, no lo hubieran conseguido, se levantaba antes que los demás para trabajar más. Además, los animales necesitaban comida, clavos, herramientas y varias cosas que en la granja no podían obtener. Napoleón decidió que tenía que negociar con las granjas de al lado, cosa que no hizo gracia a los animales, que al principio habían escuchado que los animales no debían de tratar con los hombres en ningún momento, pero, uno de los mensajeros de Napoleón, Squealer les dijo que en ningún momento habían dicho eso, que lo habrían soñado y ellos se lo creen. Además, los cerdos se fueron a vivir a la granja, a dormir en sus camas. Esto les recordó a una de las 7 normas, pero al leerlas decía “ningún animal dormirá en una cama con sábanas” cosa que no les sonaba haber leído antes. En noviembre, hubo unas grandes tormentas, tales que se derribó el molino, al ver esto, Napoleón exclamó que el culpable era Snowball, que los estaba saboteando.

Capítulo VII
En este capítulo se habla de la escasez de comida que tenían, puesto que en invierno la mayoría de la cosecha se había perdido, y además tenían que trabajar en la reconstrucción del molino. Además, Napoleón disponía de unas pilas de madera que quería vender entre las dos granjas, que dada la casualidad, cuando el negocio iba bien con una, se decía que Snowball estaba escondido en la otra, que les había traicionado. Además dijeron que Snowball les había traicionado desde el principio, que desde siempre estaba a favor del amo y que había intentado sabotear la batalla. Algunos de los animales no se lo creyeron porque había sido herido en la batalla pero Squealer describió de tal manera lo ocurrido que al final acabaron por creérselo. A los pocos días, Napoleón reunió a todos los animales, y con los perros comenzaron a coger a animales para que confesaran que estaban siendo cómplices de Snowball, y una vez hecho esto, los perros le rebanaban el pescuezo. Así mataron a unos cuantos animales. Posteriormente decidieron prohibir la canción de “bestias de Inglaterra” y la razón que dieron es que no tenían ninguna razón de cantarla, que ya no había una Rebelión.

Capítulo VIII
Tras pasarse el terror sufrido por los asesinatos, los animales fueron a ver los mandamientos, porque recordaban que estaba prohibido matar, pero al leerlo vieron que de eso no se acordaban: “ningún animal matará a otro animal sin motivo”. Por otra parte, continuaban las negociaciones por la compra de la madera, parecía que se la iban a vender a Pinchfield, uno de los granjeros, y que Frederick, estaba pensando en atacar a la granja. Pero al cabo de unos días, reunió a todos los animales para decirles que la madera se la había vendido a Frederick, que Pinchfield era un bellaco y pretendía atacar a la granja. Dijo que Frederick pretendía pagarle con un cheque, pero que Napoleón era más listo y quiso que se lo pagara con dinero. Al día siguiente, descubrieron que el dinero era falso que les hubiera traicionado. En seguida apareció Frederick acompañado de otros granjeros a la conquista de la granja. Hubo una dura batalla, mucho peor que la anterior, en la que murieron muchos animales. Además Frederick y los suyos destruyeron el nuevo molino que ya estaba construido, cosa que molestó mucho a los animales y atacaron con valentía hacia los hombres y consiguieron tirarlos de la granja. Para celebrarlo, los cerdos se emborracharon cosa que al leer los mandamientos se sorprendieron por leer: “ningún animal beberá alcohol en exceso”

Capítulo IX
En la granja, cada tenían meno comidas, pero según los datos que les daba Squealer, se vivía mucho mejor que en los tiempos en los que mandaba el hombre. La mayoría ya no se acordaba de la vida con el amo pero suponían que debía de ser peor, o al menos, eso quería creer. Napoleón a la hora indicada, hacía que los animales desfilaran en formación militar, levantando la pezuña y gritando: “viva el camarada Napoleón”. Al poco averiguaron nueva información acerca de Snowball. En la “batalla del establo de las vacas”, Snowball estaba en el bando de los hombres, y es más estaba él al mando y gritando, “¡Viva la humanidad!” y que las heridas que le habían visto eran causa de unos mordiscos de Napoleón. Además Boxer, el caballo que trabajaba más que nadie, comenzó a envejecer y a perder su fuerza, de tal manera que un día se lo encontraron tirado en el suelo quejándose de un pulmón. Los animales fueron a decírselo a Napoleón, y apareció Squealer diciendo que iban a mandar a Boxer a uno de los mejores veterinarios de la ciudad, pero, el día en que se lo iban a llevar, pudieron comprobar que lo llevaban al matadero, y cuando intentaron liberarlo, era demasiado tarde y ya se lo habían llevado. A los pocos días, Squealer, fue a decirles a los animales que Boxer había muerto, que el veterinario había hecho lo que había podido pero que había muerto. Los siguientes días, celebraron banquetes (los cerdos) en conmemoración de Boxer.

Capítulo X
Habían pasado los años en la granja, la mayoría de los animales que habían vivido la revolución habían muerto, ya había pocos que recordaran la revolución. Ya habían construido el molino, pero, en vez de utilizarlo para energía eléctrica, fue utilizado para moler el trigo, pero estaban en proceso de construir otro, que según Napoleón será utilizado para energía eléctrica. La granja se había enriquecido, pero no para los animales. Había muchos animales nuevos, pero por muy jóvenes que fueran en toda Inglaterra sabían la canción de “bestias de Inglaterra” y además los animales de la granja tenían el orgullo de trabajar para ellos mismos, que la granja estaba dirigida por animales y no por hombres. Un día, uno de los animales, se encontró a Squealer caminando a dos patas y posteriormente a los demás cerdos, al comprobar esto, fueron a ver los mandamientos y, en vez de estar los 7 mandamientos, sólo había una frase: “todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros”, al ver esto, ninguno de los animales se sorprendieron que al día siguiente los cerdos se comportaran como los amos, usando látigos, suscribiéndose a revistas, que se pusieran las ropas de los hombres, etc. A la semana siguiente, fueron a la granja un conjunto de gente que fueron a cenar a la granja. Los animales fueron a observar lo que ocurría en la reunión, y en esta, los hombres alababan la actuación de los cerdos con respecto a los demás animales, que aún les daban menos de comer que ellos, que los cerdos y los hombres son iguales. Poco después acabaron peleándose por una partida de cartas, y al observar esto, los animales no pudieron diferenciar quien era el cerdo de quien era el hombre, eran iguales.





Rebelión en la Granja es una gran obra, no sólo ridiculiza lo ocurrido hace años, en los tiempos de la Revolución Rusa,  sino que expresa lo que siempre ocurre: el ansia de poder desmedido y sin control cambia a las personas. El deseo de decidir sobre todos y sobre todas las cosas, ciega a quien detenta el poder sin importar su naturaleza (animal o humana).

Orwell  realiza un inteligente e irónico ejercicio literario al humanizar a los animales, confrontando al hombre con su realidad más salvaje. Nos demuestra que los hombres seres superiores y racionales, actuamos frente al poder con irracional naturaleza.

El hombre es un animal de costumbres, que contrariamente a otros animales suele no aprender de sus errores, lo que nos lleva a repetir la historia una y otra vez.

Debemos trascender este estado de vicio y ser capaces de respetarnos los unos a los otros, como en el principio de la obra, en la que todos opinaban, todos vivían bien, sería el mundo perfecto, pero, como este mundo está lleno de “Napoleones”, los cuales ansían el poder, mandar sobre los demás, sin importarles los derechos de los otros, siendo ellos los únicos que pueden vivir, y los demás tienen que vivir por y para ellos. Siendo así este mundo, lo único que podemos hacer es vivir como podamos y tengamos la suerte de hacerlo.

Mientras no entendamos que lo que sucede es consecuencia de como pensamos y actuamos y que los errores que le achacamos a los demás son nuestros errores, no existirá cambio posible, seguiremos siendo “son los mismos perros pero con diferentes collares”.




Para leer Rebelión en la Granja 



TE LO PEDIMOS SEÑOR



¿QUÉ BRUJERÍA ES ESTA?



lunes, 18 de noviembre de 2019

SOBRE LA AUCTORITAS





A los romanos les debemos muchas cosas: el derecho y parte de la organización política son algunas de ellas.

Durante todo el Imperio Romano, que abarcó desde la fundación de Roma hasta la caída de Constantinopla, hubo numerosas etapas, algunas francamente mejorables, pero otras muy interesantes. Yo prefiero quedarme con la época senatorial; en la que un romano prefería morir a faltar a su palabra o a perder el honor.

En esta época estaban muy en boga lo que llamaban los romanos “virtudes”. Distinguían entre dos tipos de virtudes: las personales, que cada uno debía cumplir en privado y en público, y las públicas, que eran aquellas virtudes que se esperaba que una sociedad tuviera.

Los individuos no tenían virtudes públicas, pero con sus elecciones personales sí eran responsables de que las sociedades en las que participaban tuvieran estas virtudes. Hablamos de justicia, libertad o paz. En esta oportunidad quiero referirme a una virtud personal en particular, cuyo concepto desgraciadamente se ha perdido: es la “Auctoritas”.

Auctoritas es la cualidad por la cual una persona se hacía merecedora del respecto de los que la rodeaban a través de la experiencia, y la realización plena y completa durante mucho tiempo de otras virtudes: la Pietas, y la Industria.

Pietas era el respeto por los valores sociales de la república, y por la cultura; estos dos incluían el respeto por la Triada Capitolina y los antepasados, como manifestación de la religión. Pero la Pietas no era apenas un respecto social o cultural: también exigía el respecto por los que te rodean.

Industria era la capacidad de trabajar duro durante toda la vida para obtener tus objetivos.

Por lo tanto, para tener auctoritas, un romano debía labrarse una historia personal de trabajo, esfuerzo, experiencia y respeto por una serie de valores, así como respeto por las personas. Podías tener poder –potestas- o incluso poder absoluto -imperium-, pero el hecho de tener potestas en ningún momento aseguraba ni un ápice de auctoritas.

En el día de hoy  tener Auctoritas se refleja en el hecho de que la gente te escuche y acepta lo que dices no porque tienes el poder, sino porque tú, personalmente, tienes todo un registro de trabajo duro, de esfuerzo, de respeto, de sacrificio, y de conocimiento, que hace que la otra persona, que se siente respetada, piense “si fulanito lo dice, es porque es cierto”.

Actualmente se escriben cientos de libros sobre gerencia, gestión y liderazgo, pero tristemente hemos olvidado algo que los antiguos romanos sabían: auctoritas no es lo mismo que potestas. El hecho de que puedas dar ordenes no significa que alguien las vaya a obedecer. La gente hace algo bien si de buena fe cree en ello, y en el que lo propone.

Si bien es cierto que mediante la aplicación de medidas coercitivas se pueden conseguir algunos resultados, las consecuencias y rechazo por las órdenes ejecutadas por obligación forzada, no generan nunca resultados positivos.

Es gracioso y triste a la vez como algunos todavía se preguntan ¿Sí somos la autoridad y tenemos el poder absoluto porque  no me obedecen? La respuesta es obvia: Puedes tener potestas, pero ni sospechas que es la auctoritas.

¿Cómo tener auctoritas? Respeta y escucha a los que te rodean. Adquiere conocimiento, aprende de todo y de todos. Demuestra trabajo duro, responsabilidad y respeto durante años. Y cuando adquieras la potestas, no solamente no debes perder todo esto, sino además debes ser un ejemplo para todos. Y verás como todos creerán en ti, y lucharán juntos para conseguir los objetivos.

@gantillano


IGNORAR LA REALIDAD



CAMBIÉMOS EL PLAN



jueves, 14 de noviembre de 2019

MÁS DUDAS QUE CERTEZAS



PESIMISMO OPTIMISTA





“Casi siempre lo mejor de la vida consiste en no hacer nada en absoluto, en pasar el tiempo reflexionando, rumiando todo ello. Quiero decir, pongamos que alguien comprende que todo es un absurdo, entonces no puede ser tan absurdo porque uno es consciente de que es un absurdo y la consciencia de ello es lo que le otorga sentido. ¿Me entienden? Es un pesimismo optimista.” 

 Charles Bukowski



ALEGORÍA NECESARIA



PROVERBIO ÁRABE



martes, 12 de noviembre de 2019

PARA REÍR LLORANDO



CÓMO CREAR TU PROPIA SECTA EN 8 SENCILLOS PASOS




Basta con ver las noticias.

En todos lados vemos masas movidas por hilos invisibles. 

¿No siente envidia hacia quienes ostentan el poder de agitar a miles?

¿Le gustaría tener su propio ejército de acólitos dispuestos a hacer lo que sea por su 'causa'?

No busque más:



[ Cómo manipular masas y crear su propia secta de fanáticos en 8 sencillos pasos ]

Gracias a la libertaria @gnayzw que me sugirió el tema para que usted mismo pueda identificar a los mercaderes de esperanzas…

(…O crear su propia secta, como usted prefiera).

Comencemos:

PASO 1
Busque frustraciones comunes

La manera más fácil es seleccionar necesidades y redactarlas en forma de conspiraciones:

Necesidad de sexo -> “La sociedad actual no valora a gente como tú”.

Ganar más dinero -> “Los altos intereses mantienen tu potencial pisoteado”.

Luego...



PASO 2
Identifíquese a sí mismo como el mesías

Con un lenguaje vago y disperso, diga que viene a salvar a sus seguidores de esa conspiración.

Invéntese las causas de esa frustración que sienten.

Sobre todo, use el carisma. Hable con seriedad y gravedad. 

Mientras tanto…



PASO 3
Cree rituales y lemas

Los rituales, colores y lemas de su secta le ayudarán a mantener cohesionados a sus fanáticos como un solo grupo.

Que se vistan con sus colores y repitan sus mantras.

Tip: Adorne sus propios discursos, pero mantenga los lemas básicos.

Seguidamente...



PASO 4
Las ‘donaciones’ le permitirán a su movimiento crecer y expandirse

Exija desde el principio contribuciones; la más sencilla de todas es la evangelización de nuevos fanáticos.

A medida que su secta evolucione, considere pedir dinero o favores de todo tipo.

Sea creativo.



PASO 5
Busque un enemigo a combatir

No importa si es Lucifer 2.0, la burguesía o la Inteligencia Artificial, mientras pueda echarle la culpa. 

Canalice la frustración de sus fanáticos hacia el objetivo y anuncie con trompetas un enfrentamiento épico.

Cuando llegue el momento...




PASO 6
Asegúrese de que ese ‘enfrentamiento épico’, nunca llega

Usted debe mantener en vilo a sus seguidores, librando 'batalla tras batalla'.

Combine aparentes victorias con derrotas inspiradoras; afirme que la próxima vez será distinto.

Así podrá mantenerlos años.

Mientras…





PASO 7
Premie a los seguidores más fieles y castigue a los que dudan de su visión

Es crucial que fomente una jerarquía a su alrededor; solo los más dedicados podrán tener el privilegio de acercarse a usted.

Recuerde: usted es un ser mítico, único.

Por último, lo más importante:



PASO 8
Propicie el aislamiento de sus fanáticos

Es crítico que sus seguidores sientan un fuerte rechazo a todo aquél que no cree en usted.

Específicamente, familiares y amigos. 

Su éxito reside en que sus fanáticos dependan emocionalmente de usted y detesten a los 'no creyentes'.



¡Felicitaciones!
Ha creado su propia secta de fanáticos



Checklist:

- Identifique frustraciones y plantéelas como conspiraciones
- Cree rituales y lemas
- Busque un enemigo común
- Aísle a sus seguidores de los no creyentes.

*No me hago responsable de cómo use usted esta guía*

Jesús Enrique Rosas



Jesús Enrique Rosas
 Director, Knesix Institute
@knesix (en Twitter)

https://knesix.institute

YO NO ESTUDIO PARA SABER MÁS,...